Somos una empresa de Consultoría, Capacitación, Entrenamiento y Coaching ejecutivo especializado en la Industria Detallista.
Carrito 0

Conoces los impuestos que debe pagar si tiene un ecommerce

Conoces los impuestos que debe pagar si tiene un ecommerce

Autor: Jesus Fernandez 

Fuente: Ecommerce 

Cada vez más personas optan por iniciar una aventura empresarial en Internet gestionando su propio ecommerce. Pese a ello, todavía tenemos un gran desconocimiento sobre qué representa tener una tienda de comercio electrónico y los deberes y obligaciones que implica a nivel de tasas e impuestos como el IVA.

Lo primero que debemos saber a la hora de abrir una tienda online es en qué régimen fiscal debemos darnos de alta. A este respecto, solamente tiene que preocuparnos cumplir los requisitos esenciales para optar por el recargo de equivalencia.

Después de darnos de alta, la Administración nos asignará el código de Impuesto de Actividades Económicas que se corresponde con la categoría adecuada. Esto marcará los impuestos que deberemos pagar. Merece la pena destacar que, aunque hay varias opciones, lo más habitual es que este tipo de negocios se encajen dentro del de “venta al por menor, por correo o catálogo”.

El IVA en los ecommerce

Según el IVA que se aplique a los productos que comercializamos, Hacienda determina el porcentaje que deberemos pagar por recargo de equivalencia. Además, por supuesto, habrá que abonar también el correspondiente IVA. Hay que tener en cuenta que esto puede subir ligeramente el precio del producto para que el negocio nos salga rentable.

Si no optamos por el recargo de equivalencia, el sistema de tributación pasa a ser el pago trimestral de IVA a Hacienda.

Peculiaridades del IVA

A la hora de repercutir el IVA, es importante tener en cuenta que un ecommerce puede realizar muchas ventas fuera de nuestro país. Por lo tanto, habrá que valorar los diversos escenarios posibles de transacciones. Para saber si hay que aplicar o no el impuesto dependerá de dónde se entienda que se realiza la operación, esto es, la regla de localización del IVA (Artículos 68 y siguientes de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido).

Si el vendedor y el comprador están en España (península y Baleares), el IVA se repercutirá de manera general y será del 21%. En caso de que el comprador resida en las Islas Canarias, o bien en Ceuta o Melilla, la operación se trata como una exportación y, en este caso, la factura que emites es sin IVA y se liquidaría el impuesto en destino (IGIC o IPSI). Si quieres conocer los distintos tipos de impuestos indirectos que existen en España puedes leer este post.

En el caso de que la venta se efectúe a un profesional de un país de la Unión Europea, deberás darte de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI), y esta venta se tratará de una operación intracomunitaria, es decir, que el comprador sujeto pasivo del impuesto será quien deba liquidar el impuesto en su país. Por el contrario, si el destinatario del producto es una persona particular residente en un país de la UE, se repercutirá normalmente y las facturas que emita llevarán el IVA que corresponda al producto.

Finalmente, también debemos valorar la posibilidad de que la venta se realice a algún país de fuera de la Unión Europea. Si el destinatario es un profesional, tampoco deberemos repercutir el IVA, ya que será él quien deberá llevar a cabo el pago en su lugar de realización.

Aunque te parezca lioso no has de preocuparte, ya que la AEAT ha puesto a nuestra disposición una herramienta que indica dónde se localiza la entrega de un bien, si está sujeta o exenta al IVA, quién debe declarar el IVA devengado en la operación o cómo se declara en caso de no estar sujeta o exenta en el territorio de aplicación del impuesto español. También especifica si en la factura se debe o no repercutir IVA.

Pago del IRPF en ecommerce

Y no nos podemos olvidar de que el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se debe declarar trimestralmente y después debe reflejarse en la Declaración de la Renta.

La única ocasión en que no estaremos obligados a hacer ninguna retención en concepto de IRPF en la venta es si solamente nos dirigimos al cliente final y no a profesionales.

Todo lo contrario sucede si vamos a vender nuestros productos a profesionales especializados. En estos casos, la retención que se hace deberá indicarse. En el caso de los nuevos autónomos, será del 7% durante los tres primeros años.

Por supuesto, hay que recordar que el pago de estos impuestos por tener un ecommerce no nos evita hacer la correspondiente Declaración anual de la Renta.

Consultar con un asesor especializado

Aunque estos son los impuestos básicos que debemos pagar en concepto de la gestión de nuestra tienda online, no hay que olvidar que cada ecommerce puede tener sus propias especificidades. Siempre es recomendable consultar con un asesor fiscal especializado en este tipo de negocios las tasas específicas para nuestro caso, de cara a evitar posibles problemas con Hacienda.

En definitiva, es importante que seamos conscientes de que un ecommerce puede representarnos tantos impuestos y obligaciones fiscales a cumplir como cualquier otro negocio físico.



Publicación más antigua Publicación más reciente