Somos una empresa de Consultoría, Capacitación, Entrenamiento y Coaching ejecutivo especializado en la Industria Detallista.
Carrito 0

Las-marcas-deportivas-estan-de-moda

Perú: Las marcas deportivas están de moda

Autor: Elena Berberana 

Fuente: Libremercado.com 

Las marcas deportivas están de moda: Zara se adapta al fenómeno ‘athleisure’
El estilismo de gimnasio se impone en la industria textil. Nike se consolida como la reina de la moda a nivel mundial.

La ropa deportiva ha salido de los gimnasios para convertirse en el estilismo preferido para el día a día. Zapatillas, mallas, sudaderas, camisetas confortables y mucho corte ancho y casual inundan las superficies comerciales. El mismo Karl Lagerferd vino a decir que «nuestra civilización se acabará el día que el chándal fuera la vestimenta habitual en los días de diario». Bien, pues el apocalipsis de la moda de la elegancia parece haber llegado.

Ocho de las diez marcas más valiosas del mercado mundial son firmas de ropa deportiva. Ir a la oficina como si se fuera a hacer pilates es un hecho probado. Nike es la reina de la corona. Adidas, Uniqlo, Llulemon, Under Armour y The North Face le siguen en el top 10. Zara y H&M consiguen colarse en el ranking a fuerza de adaptarse a las nuevas tendencias que nada quieren saber de pantalones apretados, mocasines o tacones. Ha nacido el fenómeno athleisure. Una combinación de atletismo y ocio en los diseños que en el caso de Zara ha entrado de lleno en sus colecciones. Y no, no parece que haya vuelta atrás.

Inditex lo ha pillado. Ha adaptado sus escaparates y sus maniquíes parecen haberse escapado del Príncipe de Bel Air. Cuanto más ancho, mejor. La moda pierde las formas y el efecto chándal se hace con cualquier prenda que pille. La cultura fitness y las aficiones deportivas como el senderismo, pádel, yoga, ciclismo, escalada, montañismo y todas su derivadas se extienden entre la población. Y si no se practican, se fingen. Decathlon bien lo sabe.

Zara, la tienda más cool de Amancio Ortega, no ha querido quedarse atrás para pesadilla de los nostálgicos. El buque insignia ya no es lo que era. Pero que le quiten lo bailao, pues es la número dos por detrás de Nike, con un valor de marca de 20.297 millones de euros, y buena parte de sus óptimos resultados ha sido acogerse al athleisure, según los datos del ranking BrandZ, realizado por la consultora Kantar y WPP.

El nirvana que nos pille en leggins
La industria textil está en plena revolución. Los zapatos bajos o el esmoquin con deportivas parecían hace varias décadas casi un sacrilegio, pero llegó el yoga, la meditación y la búsqueda del nirvana. Qué mejor que alcanzar el estado Zen en leggins allá donde quiera que estés. Y no, no es un dislate. La moda yoggie ha consolidado a la marca Lululemon como la quinta en el podium mundial. Su valor de mercado ha crecido un 77% y experimenta la segunda subida más importante en todo el ranking BrandZ Top 100 Global después de Instagram (+95%). La firma está especializada en prendas para practicar yoga y salir a correr con piezas que valen más caras que un traje para una boda. Pero se venden como churros. Tanto que, de 3.000 millones que valía la empresa, en un año ya supera los 7.000 y subiendo.

A H&M tampoco le ha ido mal. Pese a que la multinacional textil no está atravesando uno de sus mejores momentos en España, a nivel mundial le va de perlas. Sí, también se apuntó a la comodidad de unos zapatos planos, vestidos extragrandes y chaquetas modo bolsa de basura. Qué diría la Hepburn o Henry Fonda. Un escándalo.

Pero quien avisa no es traidor. El todopoderoso CEO de Nike lo vaticinó. Hace varios años auguró una nueva forma de entender la moda de vestir prendas deportivas. Llevar Nike iba a ser algo cool y, por lo que dicen las cifras, qué duda cabe. Lo han logrado para horror de Lagerferd. Aunque hay que recordar que hasta el excéntrico diseñador francés, antes de fallecer, claudicó a los nuevos gustos creando una colección atlética-elegante.

El furor sport es tal que no van a quedar ni vestidos de novia a la antigua usanza. Varias casas de moda nupcial ya han advertido de que las nuevas novias se casarán en mallas blancas. ¿Será posible? Lo que parece que ha quedado claro es que el chándal con tacones ya no es una broma y el público se lo ha tomado en serio.



Publicación más antigua Publicación más reciente